El contouring, el strobing, el whisking, el glitter… el mundo de la cosmética está lleno de anglicismos que a veces suenan raros e, incluso, pretenciosos, pero todos acaban teniendo su razón de ser y siendo muy útiles. El último que queremos recomendarte es el baking, que puedes complementar con todas las anteriores técnicas.

Si esta palabra te suena más a una actividad culinaria que a una estética, estás en lo cierto, porque en este contexto lo que viene a decir es que hay que cocinar el maquillaje. Pero, ¿cómo? Pues es muy sencillo. Debes empezar con tu rutina normal: lava tu rostro (cerciórate de que está bien exfoliado para no evidenciar líneas y sequedad con el maquillaje), hidrátalo con mimo y con una crema especial para la zona del <b»>contorno de ojos, y luego extiende tu prebase, base y corrector de ojeras e imperfecciones.</b»>

He aquí donde entra en juego el baking: tienes que “hornear” tu maquillaje dejándolo reposar unos minutos bajo una capa de polvos translúcidos. Este producto se emplea para aquellas partes del rostro en las que quieres fijar muy bien los productos que has aplicado, principalmente las ojeras, pero también el hueso de la nariz, la barbilla y un poco en la frente, para evitar brillos y grasa desagradables.

¿Qué ventajas tiene esta técnica? Las obvias: tu piel lucirá matificada, perfectísima, limpia y, garantizarás que todo tu trabajo en el make up no se moverá de su sitio en horas. Pero también tiene una desventaja: es una capa más en tu rostro y corres el riesgo de que el efecto final sea artificial o demasiado recargado. Lo que te aconsejamos es que practiques bastante antes de la ceremonia, mantengas la piel siempre libre de impurezas para que los productos se adhieran mejor, y pruebes distintas marcas hasta encontrar la que mejor te sienta.

Nosotras te vamos a sugerir varias opciones tanto low cost como de gama media y alta. Essence tiene unos prácticos Polvos fijadores must have que debes tener siempre en el bolso para cualquier emergencia y que, si tienes una tez joven o eres adolescente, te vendrán genial. También nos gustan los Polvos Sueltos Nude Illusion de Catrice, otra casa con una excelente relación calidad precio, y muy económica. Nyx Cosmetics se está haciendo cada vez más popular y cuenta con el SFX Setting Powder, que cumple la misma función que los anteriores.

Si quieres invertir un poco más, utiliza el Blot Powder Pressed de MAC, que contiene mica y sílice para absorber el exceso de grasa y reducir los brillos en la superficie de la piel. Aunque no aportan color en sí mismos, los encontrarás en cinco variantes para cinco tonos de piel distintos. En esta misma línea, los polvos matificantes The POREfessional Agent zero shine de Benefit te enamorarán no sólo gracias a su calidad, sino a su sencilla aplicación desenroscando la tapa y usando directamente la brocha.

Para mujeres exigentes y teces sensibles, sugerimos los Blended Face polvos sueltos ligeros de Clinique, que prometen hacer desaparecer los poros para un acabado perfecto. También los tienes en cinco colores muy claritos, aptos para todo tipo de pieles. Sin duda nos enamoran también los Polvos sueltos reflectantes de luz de NARS, porque no sólo fijan tu make up, sino que su tecnología fotocromática difumina y se adapta a nuevas fuentes de luz a lo largo del día.

No te faltan opciones entre las que elegir. Este domingo aprovecha la tarde tranquila para mezclar, probar y jugar con tus productos hasta obtener el resultado deseado. Con estos consejos, no habrá invitada más impecable que tú.